jueves, 8 de enero de 2009

Historia de monos

Se introducen 5 monos en una jaula, en el techo de la cual hay colgado un racimo de plátanos al que se puede llegar trepando por una cuerda. Se conecta al racimo unas duchas de agua helada de tal forma que se activen al tirar del racimo, cubriendo toda la superficie del suelo de la jaula. Dicho de otra forma, si un mono alcanza los plátanos, los otros cuatro reciben un correctivo.
Al principio alguno de los monos sube a por los plátanos, hasta que el resto se dan cuenta de que cada vez que uno intente hacerse con el racimo, serán duchados. Entonces la reacción de los monos es darle una pequeña paliza disuasoria a aquel que lo intente. Por lo tanto al cabo de un rato tendremos una jaula on cinco monos en la que ninguno intenta llegar a los plátanos.
Llegados a este punto sustituimos uno de los monos por otro nuevo que nada sabe del experimento anterior y se retiran las duchas. Al darse cuenta de que en el techo hay unos plátanos intentará llegar a ellos, pero recibirá la paliza de sus compañeros de celda, hasta que aprenda a no intentar subir por la cuerda.
Se repite este paso hasta haber sustituído los cinco monos originales. De los cinco monos que hay ahora ninguno vio nunca funcionar las duchas. Si se introduce un sexto mono en la jaula, irá a por el racimo de plátanos, con lo que se llevará una paliza de los otros cinco. Sorprendido por la reacción preguntará:
-¿Por qué no me dejais subir a por los plátanos?
A lo que el mono más antiguo de los otros cinco contestará:
-Porque siempre se ha hecho así.

Se admiten proposiciones a moraleja.

5 comentarios:

Leti dijo...

alli donde fueres haz lo que vieres!!
sempre hai que adaptarse as costumes do sitio a onde se chega se non queres recibir unha paliza ou algo peor!!

Miguel dijo...

un dos primeiros mails que recibin, e xunto co do boligrafo da nasa unha das mellores historias que circulan por internet.
Moraleja: coidado porque hai moito mono no mundo

CRISSS dijo...

Pero iso foi un estudo científico real, non? ou polo menos iso lin nalgún lado.

Entrañable dijo...

Totalmente extrapolable a nuestra sociedad.

Aunque, como vimos en "huída del planeta de los simios" todo esto se jode si a uno de ellos no le gustan los plátanos.

Victor dijo...

Este experimento es mítico, es un ejemplo clásico de aprendizaje condicionante de etología, es cojonudo